Saltar al contenido

¿El vendedor nace o se hace?

A lo largo de los años, se han dado vendedores y comerciales que han conseguido unos resultados comerciales inmejorables.

En algunos casos, desbordaban simpatía, extroversión y dotes de comunicación. En otros casos, destacaban por una rigurosa planificación y disciplina y en otros, por un esfuerzo y tesón constantes.

vendedor-nace-o-se-hace
A profundizar en el análisis de cómo es el vendedor de éxito y tratar de identificar las características que definen el modelo de vendedor profesional, ha surgido siempre la misma pregunta: ¿el vendedor nace o se hace?. ¿Tú que opinas?

“Yo siempre digo a los empresarios a quienes ayudo que un dueño de negocio debe saber vender. Si tienen novia o están casados, o alguna vez han tenido novia o esposa, eso significa que sabe vender: todos vendemos en todo momento. Hay que quitarse la creencia de que no soy bueno en ventas”

Si bien es cierto que hay quienes cuentan de forma natural con habilidades para vender, se trata de destrezas que pueden desarrollarse.

“Cuando abres un negocio, el dueño es el vendedor; en la medida que el negocio crece, es posible contratar un equipo de ventas; y para dirigir a dicho equipo es necesario experimentar la venta directamente. Que se quiten la creencia de que no nacieron para eso”.

Para aquellos “pymempresarios” que sienten dificultad al momento de “cerrar” la venta, les recomendamos estructurar un proceso, una especie de receta de cocina para saber qué hacer desde que contactas al prospecto, qué harás para derribar sus resistencias, y cómo le darás seguimiento.

Contar con este procedimiento no asegura al 100% el conseguir la venta pero si facilita el cierre.

[Tweet “Vender es ayudar profesionalmente a un prospecto a tomar una decisión.”]

Así, se trata de proporcionar información y los beneficios del producto o servicio para que el prospecto tome su propia decisión, pero guiándolo hacia la decisión de comprarte a ti 😉

También se recomienda aprender a guardar silencio: hacer las preguntas adecuadas para que el prospecto exprese sus necesidades, dar la información necesaria y escucharlo.

[Tweet ““Vendemos más en los periodos de silencio que cuando hablamos”.”]